Comunidades

COMUNIDADES

MÁLAGA
Titular: Santa María de Belén
Fecha de fundación: 18-06-1584
Dirección: Principal, 29, 29001, Malaga, Malaga
Teléfono: 952218690
Correo Electrónico: malaga@ocdiberica.com
Web:
Actividades:
  • Parroquias
  • Atención a los conventos
BREVE HISTORIA

En el barrio más típico de Málaga, el Perchel, estuvo enclavada la primera fundación, que fue abandonada en 1835. La antigua iglesia la tienen actualmente los Hijos del Inmaculado Corazón de María. Ya en 1918 el Congreso de la Semiprovincia aprobó la fundación de Málaga. Sin embargo, ésta no se realizó hasta 1943, siendo Obispo de la diócesis D. Balbino Santos Olivera.

En 1941 se iniciaron los trámites. Se intentó primero en Ronda y Caín, pero las condiciones que exigía el Obispo no satisfacían a los Superiores. Entonces fue enviado a Málaga el P. Andrés. Rechazó de palabra la capilla de San Lázaro. Al Definitorio Provincial le pareció mejor aceptada hasta que se encontrase un lugar más adecuado para la fundación definitiva, pero el Obispo la había ofrecido ya a los Padres Paúles y hubo que comenzar de nuevo los trámites.

Había una capilla en la calle Mármoles, llamada de Zamarrilla, y el P. Andrés se fijó en unos terrenos colindantes, propiedad de la «Azucarera General de España», y gestionó su donación o venta; pero tampoco hubo suerte esta vez.

En el mes de marzo de 1942 se dio una misión general en Málaga, en la que participaron los Padres Rendento y Lorenzo, que aprovecharon la ocasión para obtener del Obispo permiso escrito para la fundación provisional, dejando para más adelante la elección del lugar. Nuevas negociaciones, tiras y aflojas por una y otra parte hasta ponerse de acuerdo. El 16 de abril de 1943 ofreció el Obispo la parroquia de la Purísima, en construcción, enclavada en un grupo de viviendas de las llamadas «protegidas». El Definitorio Provincial envió a los Padres Germán y Domingo a inspeccionar el lugar. Les pareció bien. El 6 de octubre se aceptaba definitivamente el lugar. El 8 de diciembre se firmó el convenio con el Obispo. Concedía la fundación canónica independientemente de la parroquia, aunque ésta se encomendaba a los Padres por tiempo indefinido. Mientras estuvieran en la Purísima, la casa rectora1 sería convento con todos los derechos. Podrían fundar en otro sitio y dejar la parroquia con el visto bueno del Prelado. Confiaba, además, hasta que se pudiera proveer de otra forma, la parroquia del Puerto de la Torre.

El 20 de julio de 1944 se enviaba el contrato al Definitorio General. Las comunicaciones con Roma estaban cortadas a causa de la Guerra Mundial. Recurrieron entonces a la Nunciatura de Madrid, que gozaba de facultades especiales. Obtenido el permiso para la fundación el 6 de noviembre de 1944, se procedió a la inauguración de la iglesia el día 7 de diciembre y a la erección canónica del convento al día siguiente.

Desde octubre de 1943 estaba el P. Joaquín y en noviembre se le unió el P. Lorenzo. Mientras se terminaba de construir la barriada y la iglesia, estuvieron hospedándose en el convento de las Carmelitas en casa del capellán y tenían los cultos parroquiales en la parroquia de San Pablo. El primer párroco fue el P. Lorenzo, que también fue el primer Superior de la nueva Comunidad. Las monjas de Antequera entregaron los objetos, que de la antigua fundación conservaban. Como la casa Rectoral resultaba pequeña, alquilaron el piso contiguo para darle mayor amplitud. En 1951 compraron, junto al río Guadalmedina, entre las calles Panaderos y Prim, unos solares, con miras a construir en ellos la casa definitiva. Pero el Obispo D. Ángel Herrera y Oria no daba el visto bueno. En octubre de 1956 el Visitador General, P. Alberto, ordenó que se fundase definitivamente o se abandonase Málaga.

Entre las nuevas parroquias creadas por el Obispo estaba la de San Rafael, que ocupaba el sector comprendido entre la Alameda, el río y el puerto. Estaba funcionando provisionalmente en una de las aulas del Grupo Escolar «Virgen del Carmen», en la calle Alemania. Nadie podía soñar que nos autorizarían a fundar en un sitio tan céntrico. Pero el Sr. Obispo nos ofreció la nueva parroquia y autorizó la fundación dentro de los límites de la misma. En agosto de 1957 se firmaba el contrato.

Se vendió el solar de la calle Prim y con su importe se compró una casa, el número 27 de la Alameda, con fachadas a Tomás Heredia y Trinidad Grund. Aquí se edificaría la nueva iglesia. Se compró también la casa colindante, número 29 de la Alameda o Avda. del Generalísimo Franco.

En noviembre se hizo entrega de la Parroquia de la Purísima y tomamos posesión de la de San Rafael. Los Padres se instalaron en un piso de la casa recién comprada en el número 29, y continuaron los cultos y las actividades parroquiales en el grupo escolar. Aún se siguió regentando la del Puerto de la Torre por un año más.

Canónicamente todo estaba hecho; pero aún quedaba que pasar un largo calvario antes de ver la casa terminada. La mayor dificultad estaba en que los inquilinos de la casa comprada para iglesia se negaban a marcharse, a pesar de haber sido declarada en ruinas por el Ayuntamiento. Largos pleitos en la Audiencia Territorial y en el Tribunal de lo Contencioso. Y mientras, sin iglesia y viviendo en la estrechez e incomodidad de un piso.

Al fin pudo colocarse solemnemente la primera piedra el 15 de octubre de 1961. El proyecto se encomendó al arquitecto D. José María García de Paredes, que hizo una obra magnífica de arquitectura moderna. Consta el edificio de una planta semisótano para sacristía, despacho y salón parroquial. La iglesia, en una gran nave absolutamente diáfana, ocupa la totalidad del solar. Sobre ella, en tres plantas, el convento, con 17 celdas y amplias dependencias conventuales. El claustro o terraza ¬jardín, en una zona intermedia entre las celdas y las dependencias comunes, es 10 más original del convento.

El 25 de marzo de 1965, con asistencia de tres Provinciales y más de treinta Carmelitas, se bendijo la nueva iglesia bajo el título de Santa María de Belén y se puso la clausura. La obra, magnífica muestra de arquitectura funcional, ha merecido que se ocupen de ella con elogio los más importantes libros y revistas de arquitectura. Entre ellos: “Arquitectura y hogar”, Madrid; Ara nº 16, año V Madrid; “Baumeister”, junio 1967, München (Alemania); “Arquitectura moderna española”, Barcelona.

Comunidad
IMÁGENES
Sin título-2.jpg
Sin título-3.jpg
MAPA
VER TODAS