Evangelio dominical

EVANGELIO DOMINICAL

"Hijo, tú estás siempre conmigo, y todo lo mío es tuyo"
29-03-2019
"Hijo, tú estás siempre conmigo, y todo lo mío es tuyo"

Hoy el Evangelio de Lucas nos propone uno de sus textos más característicos y conocidos: la parábola del hijo pródigo o del padre o de los dos hijos o del auténtico rostro de Dios, como la queramos nombrar. Ninguno de los títulos describe completamente el contenido de la parábola que es o puede ser una gran metáfora que resume y la vez hace experimentar lo que Jesús creía, vivía y construía como el reino de Dios. En primer lugar se trata de una promesa cumplida, lo que en la Escritura, como nos recordaba la primera lectura, significa un momento fuerte de experiencia y certeza de la acción de Dios pero también un paso más en un camino que no termina todavía sino que tiene que activarse gracias a estas experiencias que hacen sentir, no obstante, que nos encaminamos a una meta, a la que queremos y buscamos. Israel celebra por primera vez la Pascua en la tierra prometida y come de sus frutos, al tiempo que deja de recibir el maná que le ha sostenido hasta entonces. La parábola de Jesús quiere que caigamos en la cuenta de cómo su presencia, su predicación cambia radicalmente la experiencia de la fe. Todo ha cambiado con Él, como se dejaba ver también los domingos anteriores. Dios es misericordia y esta afirmación ya no son solo unas palabras o una opinión, sino revelación y manifestación concretas de su actuación en nuestra realidad. La parábola es también un relato donde se nos invita a entrar y reconocernos como creyentes. Todos somos hijos, alejados o cercanos, y corremos el riesgo de no comprender qué significa que Dios sea realmente nuestro Padre, que su auténtica naturaleza sea la misericordia. Tanto quien se aleja para “disfrutar” de los suyo de modo independiente o quien se queda para ser reconocido han pasado por alto cómo es realmente el corazón de este “inmenso Padre” como le llamaba san Juan de la Cruz.

Lejos no se experimenta más que falta de amor, el desprecio de un sistema en que solo se nos valora en la medida en que somos un bien económico. Solo el amor del Padre, amor gratuito, garantiza la acogida incondicional. Cerca, en cambio, también se puede estar lejos sino no se reconoce este corazón misericordioso, incomprensible para una mente humana. La experiencia está ahí, es nuestra propia fe cristiana. Experimentar esta misericordia es ser cristiano, y en buena medida también, ser persona. Es experiencia del Dios verdadero y tiene que convertirse en fraternidad, comunión.

» Primera Lectura

Lectura del Libro de Josué 5, 9a. 10-12
En aquellos días, el Señor dijo a Josué:
–Hoy os he despojado del oprobio de Egipto.
Los israelitas acamparon en Guilgal y celebraron la pascua al atardecer del día catorce del mes, en la estepa de Jericó.
El día siguiente a la pascua, ese mismo día, comieron del fruto de la tierra: panes ácimos y espigas fritas.
Cuando comenzaron a comer del fruto de la tierra, cesó el maná. Los israelitas ya no tuvieron maná, sino que aquel año comieron de la cosecha de la tierra de Canaán.

» Segunda Lectura

Lectura de la segunda carta del Apóstol San Pablo a los Corintios 5, 17-21
Hermanos:
El que es de Cristo es una creatura nueva:
lo antiguo ha pasado, lo nuevo ha comenzado.
Todo esto viene de Dios,
que por medio de Cristo nos reconcilió consigo
y nos encargó el servicio de reconciliar.
Es decir, Dios mismo estaba en Cristo
reconciliando al mundo consigo,
sin pedirle cuentas de sus pecados,
y a nosotros nos ha confiado el mensaje de la reconciliación.
Por eso, nosotros actuamos como enviados de Cristo,
y es como si Dios mismo os exhortara por medio nuestro.
En nombre de Cristo os pedimos que os reconciliéis con Dios.
Al que no había pecado, Dios lo hizo expiar nuestros pecados,
para que nosotros, unidos a él, recibamos la salvación de Dios.

» Evangelio

+ Lectura del santo Evangelio según San Lucas 15, 1-3. 11-32
En aquel tiempo, se acercaban a Jesús los publicanos y los pecadores a escucharle. Y los fariseos y los letrados murmuraban entre ellos:
–Ese acoge a los pecadores y come con ellos.
Jesús les dijo esta parábola:
Un hombre tenía dos hijos: el menor de ellos dijo a su padre:
–Padre, dame la parte que me toca de la fortuna.
El padre les repartió los bienes.
No muchos días después, el hijo menor, juntando todo lo suyo, emigró a un país lejano, y allí derrochó su fortuna viviendo perdidamente.
Cuando lo había gastado todo, vino por aquella tierra un hambre terrible, y empezó él a pasar necesidad.
Fue entonces y tanto le insistió a un habitante de aquel país, que lo mandó a sus campos a guardar cerdos. Le entraban ganas de llenarse el estómago de las algarrobas que comían los cerdos; y nadie le daba de comer.
Recapacitando entonces se dijo:
–Cuántos jornaleros de mi padre tienen abundancia de pan, mientras yo aquí me muero de hambre. Me pondré en camino adonde está mi padre, y le diré: «Padre, he pecado contra el cielo y contra ti; ya no merezco llamarme hijo tuyo: trátame como a uno de tus jornaleros.»
Se puso en camino adonde estaba su padre: cuando todavía estaba lejos, su padre lo vio y se conmovió; y echando a correr se le echó al cuello y se puso a besarlo.
Su hijo le dijo:
–Padre, he pecado contra el cielo y contra ti; ya no merezco llamarme hijo tuyo.
Pero el padre dijo a sus criados:
–Sacad en seguida el mejor traje, y vestidlo; ponedle un anillo en la mano y sandalias en los pies; traed el ternero cebado y matadlo; celebremos un banquete; porque este hijo mío estaba muerto y ha revivido; estaba perdido y lo hemos encontrado.
Y empezaron el banquete.
Su hijo mayor estaba en el campo.
Cuando al volver se acercaba a la casa, oyó la música y el baile, y llamando a uno de los mozos, le preguntó qué pasaba.
Este le contestó:
–Ha vuelto tu hermano; y tu padre ha matado el ternero cebado, porque lo ha recobrado con salud.
El se indignó y se negaba a entrar pero su padre salió e intentaba persuadirlo.
Y él replicó a su padre:
–Mira: en tantos años como te sirvo, sin desobedecer nunca una orden tuya, a mí nunca me has dado un cabrito para tener un banquete con mis amigos; y cuando ha venido ese hijo tuyo que se ha comido tus bienes con malas mujeres, le matas el ternero cebado.
El padre le dijo:
–Hijo, tú estás siempre conmigo, y todo lo mío es tuyo: deberías alegrarte, porque este hermano tuyo estaba muerto y ha revivido, estaba perdido, y lo hemos encontrado.

LECTURAS DEL DOMINGO


...........