Evangelio dominical

EVANGELIO DOMINICAL

«Soy yo, el que habla contigo»
13-03-2020
«Soy yo, el que habla contigo»

En Cuaresma se trata de conectar verdaderamente, cada uno, con la realidad divina de Jesús, como se nos recordaba el domingo pasado e ir comprendido cómo se relaciona (fe) efectivamente con cada uno y con la iglesia entera. La Palabra usaba para ello la metáfora de la sed y el agua, imagen esencial, puesto que no se puede vivir mucho sin agua y, a la vez, hay muchas fuentes, aparentemente, donde poder saciar esta sed vital. En primer lugar, no se puede caminar como creyentes sin tener esta agua, que es la razón profunda para seguir adelante. A los israelitas no les guía por el desierto una meta o un ideal o el deseo de poseer una tierra y convertirse en un pueblo, sino Alguien que les ha sacado, materialmente, de una esclavitud que casi no sentían y los ha embarcado en una aventura de crecimiento y comunión que ni se imaginaban y que es también una misión: dar a conocer a todos a quien es el fundamento de todo. No basta que el líder humano, Moisés, crea y vea quien es guía: es imprescindible, para seguir, que cada uno también se sienta alimentado, pueda beber en su propia vida esa agua que le mantiene caminando.

Jesús así lo reafirma en este hermoso Evangelio desde su propio ser hombre. Como tal, tiene sed y necesita el agua, esto es, la relación, la acogida, la mirada de los demás. Y esa necesidad positiva, porque busca la comunión, descubre al otro también su propia necesidad de lo mismo. Lo que los demás nos pueden dar siempre es mejor que lo propio porque, misteriosamente, llena, alegra, comunica la vida, la gracia mientras que lo nuestro, por valioso que sea, ya está ahí y no basta. Y por eso es el agua que da Jesús, la relación de amistad y confianza que Él ofrece, la que sacia de un modo distinto y radical. Es el amor incondicional y verdadero de Dios, que se ofrece a través de este hombre pero que, a pesar de toda su inmensa fuerza para dar vida, necesita la respuesta de la mujer y de cada uno de nosotros para convertirse en relación recíproca, real, comunicadora de lo que importa y que es apoyo, protección, vida, eternidad. Este es el culto que se nos invita a reconocer, vivir y profundizar: su esencia es una relación interpersonal pero que es preciso vivir con las personas, con los otros creyentes, en la iglesia.

» Primera Lectura

Lectura del libro del Éxodo 17, 3-7

      En aquellos días, el pueblo, torturado por la sed, murmuró contra Moisés:
      –«¿Nos has hecho salir de Egipto para hacernos morir de sed a nosotros, a nuestros hijos y a nuestros ganados?»
      Clamó Moisés al Señor y dijo:
      –«¿Qué puedo hacer con este pueblo? Poco falta para que me apedreen.»
      Respondió el Señor a Moisés:
      –«Preséntate al pueblo llevando contigo algunos de los ancianos de Israel; lleva también en tu mano el cayado con que golpeaste el río, y vete, que allí estaré yo ante ti, sobre la peña, en Horeb; golpea­rás la peña, y saldrá de ella agua para que beba el pueblo.»
      Moisés lo hizo así a la vista de los ancianos de Israel. Y puso por nombre a aquel lugar Masá y Meribá, por la reyerta de los hijos de Israel y porque habían tentado al Señor, diciendo:
      –«¿Está o no está el Señor en medio de nosotros?»

» Segunda Lectura

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Romanos 5, 1-2. 5-8

      Hermanos:
      Ya que hemos recibido la justificación por la fe, estamos en paz con Dios, por medio de nuestro Señor Jesucristo.
      Por él hemos obtenido con la fe el acceso a esta gracia en que esta­mos: y nos gloriamos, apoyados en la esperanza de alcanzar la gloria de Dios.
      Y la esperanza no defrauda, porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones con el Espíritu Santo que se nos ha dado.
      En efecto, cuando nosotros todavía estábamos sin fuerza, en el tiempo señalado, Cristo murió por los impíos; en verdad, apenas habrá quien muera por un justo; por un hombre de bien tal vez se atrevería uno a morir; mas la prueba de que Dios nos ama es que Cristo, siendo nosotros todavía pecadores, murió por nosotros.

» Evangelio

+ Lectura del santo evangelio según san Juan 4, 5-42

      En aquel tiempo, llegó Jesús a un pueblo de Samaria llamado Si­car, cerca del campo que dio Jacob a su hijo José; allí estaba el ma­nantial de Jacob.
      Jesús, cansado del camino, estaba allí sentado junto al manantial. Era alrededor del mediodía.
      Llega una mujer de Samaria a sacar agua, y Jesús le dice:
      –«Dame de beber.»
      Sus discípulos se habían ido al pueblo a comprar comida.
      La samaritana le dice:
      –«¿Cómo tú, siendo judío, me pides de beber a mí, que soy samaritana? »
      Porque los judíos no se tratan con los samaritanos.
      Jesús le contestó:
      –«Si conocieras el don de Dios y quién es el que te pide de beber, le pedirías tú, y él te daría agua viva. »
      La mujer le dice:
      –«Señor, si no tienes cubo, y el pozo es hondo, ¿de dónde sacas el agua viva?; ¿eres tú más que nuestro padre Jacob, que nos dio este pozo, y de él bebieron él y sus hijos y sus ganados?»
      Jesús le contestó:
      –«El que bebe de esta agua vuelve a tener sed; pero el que beba del agua que yo le daré nunca más tendrá sed: el agua que yo le daré se convertirá dentro de él en un surtidor de agua que salta hasta la vida eterna.»
      La mujer le dice:
      –«Señor, dame esa agua: así no tendré más sed, ni tendré que ve­nir aquí a sacarla.»
      Él le dice:
      –«Anda, llama a tu marido y vuelve.»
      La mujer le contesta:
      –«No tengo marido.»
      Jesús le dice:
      –«Tienes razón, que no tienes marido: has tenido ya cinco, y el de ahora no es tu marido. En eso has dicho la verdad.»
      La mujer le dice:
      –«Señor, veo que tú eres un profeta. Nuestros padres dieron cul­to en este monte, y vosotros decís que el sitio donde se debe dar culto está en Jerusalén.»
      Jesús le dice:
      –«Créeme, mujer: se acerca la hora en que ni en este monte ni en Jerusalén daréis culto al Padre. Vosotros dais culto a uno que no conocéis; nosotros adoramos a uno que conocemos, porque la salva­ción viene de los judíos.
      Pero se acerca la hora, ya está aquí, en que los que quieran dar culto verdadero adorarán al Padre en espíritu y verdad, porque el Padre desea que le den culto así. Dios es espíritu, y los que le dan culto soy deben hacerlo en espíritu y verdad.»
      La mujer le dice:
      –«Sé que va a venir el Mesías, el Cristo; cuando venga, él nos lo dirá todo. »
      Jesús le dice:
      –«Soy yo, el que habla contigo.»
      En esto llegaron sus discípulos y se extrañaban de que estuviera ha­blando con una mujer, aunque ninguno le dijo: «¿Qué le preguntas o de qué le hablas? »
      La mujer entonces dejó su cántaro, se fue al pueblo y dijo a la gente:
      –«Venid a ver un hombre que me ha dicho todo lo que he hecho; ¿será éste el Mesías?»
      Salieron del pueblo y se pusieron en camino adonde estaba él.
      Mientras tanto sus discípulos le insistían:
      –«Maestro, come.»
      Él les dijo:
      –«Yo tengo por comida un alimento que vosotros no conocéis.»
      Los discípulos comentaban entre ellos:
      –«¿Le habrá traído alguien de comer?»
      Jesús les dice:
      –«Mi alimento es hacer la voluntad del que me envió y llevar a término su obra.
      ¿No decís vosotros que faltan todavía cuatro meses para la cose­cha? Yo os digo esto: Levantad los ojos y contemplad los campos, que están ya dorados para la siega; el segador ya está recibiendo sala­rio y almacenando fruto para la vida eterna: y así, se alegran lo mis­mo sembrador y segador.
      Con todo, tiene razón el proverbio: Uno siembra y otro siega. Yo os envié a segar lo que no habéis sudado. Otros sudaron, y vosotros recogéis el fruto de sus sudores.»
      En aquel pueblo muchos samaritanos creyeron en él por el testi­monio que había dado la mujer: «Me ha dicho todo lo que he hecho.»
      Así, cuando llegaron a verlo los samaritanos, le rogaban que se que­dara con ellos. Y se quedó allí dos días. Todavía creyeron muchos más por su predicación, y decían a la mujer:
      –«Ya no creemos por lo que tú dices; nosotros mismos lo hemos oído y sabemos que él es de verdad el Salvador del mundo.»

LECTURAS DEL DOMINGO


...........