Evangelio dominical

EVANGELIO DOMINICAL

"Por eso les hablo en parábolas, porque miran sin ver y escuchan sin oír ni enten­der"
10-07-2020
"Por eso les hablo en parábolas, porque miran sin ver y escuchan sin oír ni enten­der"

El Evangelio de Mateo, compañero de camino todo este año tan extraño, abunda en parábolas como la de hoy. También Lucas y, algo menos, Marcos. Sin duda, Jesús habló usando este género tradicional y popular que servía también a los propósitos de los profetas y la misma tradición evangélica entendió todo el potencial que la parábola tenía para comprender y difundir el mensaje. Los cristianos no somos “una religión del libro”, no veneramos ningún escrito divino, sino que nos ponemos a la escucha de la Palabra Viva de Dios que está en la Escritura. Cada vez que se proclama y se escucha, nos hace entrar en el misterio de la revelación de Dios (primera lectura). La Palabra que resuena en la iglesia y el corazón de cada creyente y de todo hombre es la gracia misma de Dios que desciende, gratuita y eficazmente, y que actúa en aquellos que libremente la acogen y obedecen. La lectura nos ofrecía la hermosa imagen del agua que viene del cielo y hace fecunda la tierra, posibilita que la fuerza y los recursos de esta se pongan en marcha para hacer crecer las semillas y alimentar a las personas.

Jesús usa este mismo imaginario para esta que es una de sus más famosas parábolas: la del sembrador. Siempre se dice que interpretar alegóricamente las parábolas es estropearlas (un poco como los chistes) y que estas han de hacer su efecto directamente que es mostrar que la realidad desde un punto de vista diferente, invitar a considerar esa dimensión de la realidad que nunca tenemos en cuenta. Pero en este caso, el mismo Jesús y el evangelista proporcionan todo tipo de explicaciones. El asunto se aclara mediante la cita de Isaías que profetiza contra los que no quieren aceptar la Palabra de Dios: la parábola es la última oportunidad, el último intento del evangelizador para que su mensaje sea entendido y acogido. Es como esconder la verdadera luz de la Palabra para que supere todos los filtros y prevenciones de los que no quieren escuchar y así llegarles, en un gesto casi desesperado, llegarles al corazón y que descubran la luz y la fuerza de la gracia viva de Dios que se manifiesta en el Evangelio. La misma explicación pone el acento sobre el contenido más importante que revela la parábola: que realmente somos plenamente capaces de acoger la Palabra y que esta, entonces, da mucho fruto, un fruto que ni nos podemos imaginar.

» Primera Lectura

Lectura del libro de Isaías 55, 10-11

Así dice el Señor:
«Como bajan la lluvia y la nieve del cielo,
y no vuelven allá sino después de empapar la tierra,
de fecundarla y hacerla germinar,
para que dé semilla al sembrador y pan al que come,
así será mi palabra, que sale de mi boca:
no volverá a mí vacía,
sino que hará mi voluntad
y cumplirá mi encargo.»

» Segunda Lectura

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Romanos 8, 18-23

Hermanos:
Sostengo que los sufrimientos de ahora no pesan lo que la gloria que un día se nos descubrirá. Porque la creación, expectante, está aguardando la plena manifestación de los hijos de Dios; ella fue so­metida a la frustración, no por su voluntad, sino por uno que la so­metió; pero fue con la esperanza de que la creación misma se vería liberada de la esclavitud de la corrupción, para entrar en la libertad gloriosa de los hijos de Dios.
Porque sabemos que hasta hoy la creación entera está gimiendo toda ella con dolores de parto.
Y no sólo eso; también nosotros, que poseemos las primicias del Espíritu, gemimos en nuestro interior, aguardando la hora de ser hi­jos de Dios, la redención de nuestro cuerpo.

» Evangelio

+ Lectura del santo evangelio según san Mateo 13, 1-23

Aquel día, salió Jesús de casa y se sentó junto al lago. Y acudió
a él tanta ente que tuvo que subirse a una barca; se sentó, y la gente 9
se quedó de pie en la orilla.
Les habló mucho rato en parábolas:
–«Salió el sembrador a sembrar. Al sembrar, un poco cayó al borde del camino; vinieron los pájaros y se lo comieron.
Otro poco cayó en terreno pedregoso, donde apenas tenía tierra, y, como la tierra no era profunda, brotó en seguida; pero, en cuanto salió el sol, se abrasó y por falta de raíz se secó.
Otro poco cayó entre zarzas, que crecieron y lo ahogaron.
El resto cayó en tierra buena y dio grano: unos, ciento; otros, se­senta; otros, treinta.
El que tenga oídos que oiga.»
Se le acercaron los discípulos y le preguntaron:
–«¿Por qué les hablas en parábolas?»
El les contestó:
–«A vosotros se os ha concedido conocer los secretos del reino de los cielos y a ellos no. Porque al que tiene se le dará y tendrá de sobra, y al que no tiene se le quitará hasta lo que tiene. Por eso les hablo en parábolas, porque miran sin ver y escuchan sin oír ni enten­der. Así se cumplirá en ellos la profecía de Isaías:
"Oiréis con los oídos sin entender;
miraréis con los ojos sin ver;
porque está embotado el corazón de este pueblo,
son duros de oído, han cerrado los ojos;
para no ver con los ojos, ni oír con los oídos,
ni entender con el corazón,
ni convertirse para que yo los cure."
¡Dichosos vuestros ojos, porque ven, y vuestros oídos, porque oyen! Os aseguro que muchos profetas y justos desearon ver lo que veis vo­sotros y no lo vieron, y oír lo que oís y no lo oyeron.
Vosotros oíd lo que significa la parábola del sembrador:
Si uno escucha la palabra del reino sin entenderla, viene el Malig­no y roba lo sembrado en su corazón. Esto significa lo sembrado al borde del camino.
Lo sembrado en terreno pedregoso significa el que la escucha y la acepta en seguida con alegría; pero no tiene raíces, es inconstante, y, en cuanto viene una dificultad o persecución por la palabra, sucumbe.
Lo sembrado entre zarzas significa el que escucha la palabra; pero los afanes de la vida y la seducción de las riquezas la ahogan y se que­da estéril. Lo sembrado en tierra buena significa el que escucha la palabra y la entiende; ése dará fruto y producirá ciento o sesenta o treinta por uno.»

LECTURAS DEL DOMINGO


...........