Noticias

NOTICIAS

08-11-2018
Hna. María Antonia de Jesús declarada Venerable
Fundadora Carmelo Descalzo Santiago Compostela

El Papa Francisco ha declarado «Venerable» a María Antonia Pereira y Andrade (1700-1760), mística, madre de familia y fundadora del Carmelo de Santiago de Compostela después de haber recorrido a pie los caminos de España y Portugal siguiendo el ejemplo de Teresa de Jesús, según ha informado la Oficina de Prensa del Vaticano este jueves.

El decreto aprobado por el Santo Padre reconoce que la madre María Antonia de Jesús vivió las virtudes cristianas en grado heroico y, por lo tanto, es digna de veneración popular en el sentido de conocer sus escritos, imitar sus virtudes y pedir favores de cualquier tipo a esta mujer de vida tan original.

Al cabo de doce años exactos de su matrimonio en Bayona (Pontevedra), tanto María Antonia como su marido Juan Antonio Valverde Domínguez entraban el mismo día 19 de marzo de 1734 en los respectivos carmelos masculino y femenino de Alcalá de Henares, después de haber confiado a buenos tutores a sus hijos Sebastián y Leonor, quienes entrarían a su vez en la Orden Dominicana.

María Antonia, nacida en Cuntis (Pontevedra), criada en Caldas de Reis y casada en Bayona, aprendió milagrosamente a leer y escribir, tenía conversaciones místicas con Jesús -que relató en una autobiografía por orden de su confesor-, recibió los dones de Desposorio y Matrimonio espiritual, y dedicó su vida a servir a los demás de muy diversas maneras, sobre todo como maestra de espiritualidad: primero de un grupo de chicas en Bayona, y después de carmelitas en diversos conventos en los que fue priora.

La fundación del Carmelo de Santiago de Compostela, que había solicitado personalmente al rey Felipe V en Granada, fue impedida terca e injustamente por el obispo al primer intento en 1730, y solo tuvo lugar por fin en 1748, al cabo de muchas pruebas espirituales.

A pesar de que no revelaba sus experiencias místicas más que a su confesor, la fama de santidad de la madre María Antonia de Jesús llevó a la reina doña Bárbara de Braganza a visitarla en el monasterio de Santa Ana de Madrid, y a centenares de personas a ir a conversar con ella en el torno del convento de carmelitas descalzas de Santiago de Compostela hasta su fallecimiento en 1760.

Al año siguiente, la Orden del Carmen inició la recogida de testimonios sobre su santidad de vida hasta incluir nada menos que los de 130 personas en los documentos para su proceso de beatificación.

Sin embargo, el hecho de haber estado casada y otras circunstancias poco comunes retrasaron la apertura de su proceso de beatificación hasta 1993. El reconocimiento de algún milagro que se obtenga por su intercesión a partir de ahora, permitiría elevarla a los altares como modelo de santidad plena y oculta en medio de fortísimas dificultades.

En la misma audiencia concedida al cardenal Ángelo Becciu, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, el miércoles 7 de noviembre, el Papa ha declarado también «Venerable» a la religiosa catalana Arcángela Badosa Cuatrecasas (1878-1918), de las Hermanas Carmelitas, que se distinguió por su entrega excepcional al cuidado de los enfermos tuberculosos en Elda (Alicante).

 

VER TODAS