Noticias

NOTICIAS

06-01-2019
Celebración navideña con aires de Mallorca
Badalona

La celebración de la Misa de Nochebuena de la comunidad carmelitana de Badalona este año se ha revestido de aires tradicionales mallorquines. Tres frailes de nuestra comunidad, que habían pasado una etapa de su vida religiosa en el convento de Palma de Mallorca, sugirieron la idea de transportar a la velada previa de la misa de medianoche sus recuerdos de la celebración de esta noche navideña en la isla hermana. La propuesta se presentó al Consell Pastoral el cual después de apoyar la idea delegó en el Grupo de Liturgia la organización de la velada.

Así, media hora antes de la medianoche, y con la iglesia engalanada con las típicas “neules” confeccionadas por los pequeños y mayores de la casa, se presentó el audiovisual “La tradición del canto de la Sibila”, en el que se explicaba el origen y como ha llegado hasta nuestros días esta tradición.

El canto recoge un oráculo de la sibila de Eritrea sobre el fin del mundo que concuerda en más de un punto con los discursos apocalípticos de los evangelios sinópticos. Además, forma un acróstico de un significado muy cristiano, porque las letras iniciales de los 27 versos del oráculo forman una expresión griega que traducida quiere decir: JESUS CRISTO HIJO DIOS SALVADOR.

Los documentos más antiguos que se conservan son de finales del siglo X: un manuscrito de la catedral de Córdoba y otro de Ripoll, ambos de la liturgia hispánica o mozárabe. La representación cantada de Ripoll se extendió por todo Cataluña, donde subsistió hasta las restricciones del Concilio de Trento.

En tiempos de Jaime I, junto con otras costumbres litúrgicas, el canto de la Sibila pasó a Mallorca y Valencia, donde durante siglos coexistió en latín y en catalán, ambos en melodía gregoriana. A pesar de que, con la adopción del breviario tridentino, desapareció prácticamente de las diócesis de ritos latino, no así en Mallorca y en la ciudad de Alguer, en Cerdeña, dónde ha perdurado hasta nuestros días.

En los últimos años asistimos a una recuperación de este canto en algunas poblaciones catalanas, no siempre en tiempos de Navidad y a veces solo como concierto o representación folclórica o cultural. El año 2010 la UNESCO declaró el Canto de Sibila de Mallorca Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Junto con el canto de Sibila, desde la Edad Media pervive en Mallorca la costumbre de adornar las iglesias con barquillos u obleas en Navidad y otras fiestas solemnes. Los barquillos eran antiguamente una galleta que se hacía con harina y agua. Al acabar el canto, el “nin” sibiero cortaba con una espada el hilo del que pendían las “neules” para que pudieran hacerse con ellas los asistentes a la fiesta. Actualmente les “neules” son de papel y tienen una función puramente ornamental.

 

Enric Masdeu

VER TODAS