Noticias

NOTICIAS

08-10-2019
Lleida acoge a la familia Carmelitana
de Catalunya

La historia de Lleida, capital de las tierras catalanas de poniente, siempre ha girado al entorno del promontorio de la Seu, la antigua catedral gótica que se levantó sobre el que fuera anteriormente un poblado ilergeta, un castrum romano y una fortaleza árabe. Lleida, la ciudad sitiada no menos de once veces debido la situación fronteriza cambiante a lo largo de la historia. Lleida, crisol de culturas y de un sinfín de recuerdos documentados. Lleida, la ciudad escogida por el Carmelo de Catalunya para levantar un santuario en honor de una santa muy querida: Teresa del Niño Jesús, “Teresina” en estos lares, patrona de las Misiones.    

Lleida fue el punto escogido para el encuentro anual de la Familia Carmelitana de Catalunya, una cita que ha alcanzado ya la cifra de 21 jornadas de convivencia entre frailes, monjas y laicos vinculados a la Orden del Carmelo teresiano. Una familia rica en la variedad de congregaciones, de institutos, de hábitos, de lenguas… pero unida en lo esencial, el carisma y el seguimiento de Teresa y Juan de la Cruz, auténticos protagonistas del encuentro. 

Como es habitual, la mañana se empleó en visitas culturales a la Seo, la antigua catedral hoy patrimonio de la ciudad, y el Museo Diocesano y Comarcal, el cual ocupa precisamente el antiguo convento de los carmelitas descalzos perdido con la exclaustración.

La Eucaristía del mediodía, en el Santuario de Santa Teresita, fue concelebrada por los sacerdotes asistentes, entre los cuales el obispo emérito de la diócesis de San Carlos de Venezuela, Mons. Tomás Jesús Zárraga, invitado expresamente a este encuentro para publicitar el ‘Puente Solidario con Venezuela’ que el mismo promociona desde su residencia actual en el monasterio cartujo de San Jeroni de la Murtra de Tiana.

El almuerzo fraterno tuvo lugar en los comedores del Colegio Episcopal de Lleida. “Cor Nou”, un dúo formado por el matrimonio de catequistas Anna y Immanuel, animó la sobremesa con sus cantos y danzas que expresan especialmente el amor de Dios y la alegría confiada que podemos tener en Él.

Y antes del retorno, de nuevo en el santuario, unos momentos de oración teresiana y despedida emotiva ya que durante estos años se ha ido afianzando una cierta amistad entre muchos de los asistentes al encuentro, de procedencias tan distintas como Tarragona, Barcelona, Lleida, Tarragona, Badalona, Mataró, Terrassa y otros puntos de estas tierras tan carmelitanas.

E.M.

 

VER TODAS