Noticias

NOTICIAS

12-11-2017
Más cerca de su beatificación
María Felicidad de Jesús Sacramentado

Son muchos los milagros que a través de ella se están produciendo. El más reciente de los presuntos milagros corresponde a una, también inexplicable y súbita, recuperación de un niño de apenas dos años que fue ingresado a un hospital con escasos pronósticos de vida, de acuerdo al relato de su abuela Juana Benegas.

Josías Eduardo, de Lambaré, estuvo internado en una de las salas de terapia intensiva en el Instituto de Medicina Tropical con un cuadro severo de encefalitis por herpes viral.

Los médicos, tras doce días de internación, le habían dicho a María Leticia Ruiz –madre del menor– que solo un milagro lo salvaría: le pronosticaron 20% de vida.

“Cómo no me acordé de vos para que pueda encomendarte a mi nieto”, se recriminó Juana cuando iba a bordo de un autobús. Contó que, al cerrar los ojos, se le presentó la imagen de una estampa de la futura beata.

La abuela de Josías vive en Ypané, trabaja como empleada doméstica y suele rezarle a Chiquitunga –dijo– pero, hasta ese momento, no lo había hecho para pedir la recuperación de su nieto. “Vi su estampita y también que mi hija golpeaba la puerta del convento de las carmelitas”, completó el cuadro de su ensimismamiento. Empezó a rezarle y le refirió lo que vio a su hija.

Eso había sido el miércoles 20 de setiembre último. La noche del viernes 22, él, su nieto, había vuelto en sí. “Ya para el lunes 25 abandonó el centro asistencial”, se alegró.

Por falta de tiempo, todavía no fue a contar este presunto milagro que se suma a los muchos que se cuentan los 28 de cada mes en el convento de las carmelitas descalzas en Asunción. “Sinceramente ya perdemos la cuenta”, confesó Raquel Pizzurno, madre superiora de ese claustro.

“Tratamos en la medida de lo posible de que haya alguien que cuente algo sobre una gracia muy extraordinaria. Suele haber, uno a dos testimonios por día”, comentó al precisar que en su mayoría son devotos de la venerable que llegan desde el interior; incluso, de países vecinos, el 28 de cada mes.

“La devoción es la que va creciendo mucho”, valoró la hermana Raquel, quien confía en que no faltarán otros prodigios que puedan llevar a Roma como testimonios para la canonización de Chiquitunga.

Una comisión médica de la Santa Sede ya dio su visto bueno sobre una curación inexplicable para la ciencia, que se habría producido por su intercesión. Si todo prospera, sería el segundo paraguayo en los altares luego de san Roque González de Santa Cruz y la primera mujer paraguaya, las predilectas del Papa Francisco, en ser beatificada.

La comisión médica de la Santa Sede confirmó que no se puede explicar la curación en 2002 del bebé Ángel Ramón, quien tras su nacimiento estuvo veinte minutos sin signos vitales, y tras el pedido a Chiquitunga, se recuperó.

El niño, 15 años después, lleva una vida normal, y no tuvo secuelas del episodio. Sólo resta el dictamen de la congregación para la Causa de los Santos con la nota teológica y la aprobación final del Papa para que se pueda llamar a una ceremonia de beatificación pero ya está preparado para ese momento. La Chiquitunga podría convertirse en la primera beata paraguaya.

VER TODAS